Land Rover corto



5,65 €

Más

Los colores de las imágenes de los productos pueden variar ligeramente debido a la posible diferencia de calibración de la pantalla con la que se visualiza.

Land Rover corto, la historia de este coche en España y características

Conocido también como el Land Rover Santana, este es un coche que se fabricó en España por la Metalúrgica de Santa Ana ubicada en la provincia andaluza de Jaén, la cual se fundó en el año 1955.

Historia del Land Rover corto

La metalúrgica se creó para la fabricación de maquinarias agrícolas, sin embargo y para aprovechar las instalaciones de la empresa y movidos por hacer más diversa la producción, establecieron contacto con la compañía Británica “The Rover Co. Ltd”. Y mediante su representante en España.

La intención era producir el Land Rover corto en España, que para entonces ya era ampliamente conocido por su fabricación bajo licencia, en Bélgica y Alemania.

En principio la compañía británica insistió en que el modelo de Land Rover que se debía fabricar en la factoría de Jaén era el correspondiente a la serie I; esto trajo algunas discusiones y desacuerdos debido a que en Santa Ana estaban más interesados en fabricar el modelo de la serie II, que era nuevo y mucho más moderno.

Finalmente la balanza se inclinó a favor de la fabricadora española y la firma Land Rover accedió a que el modelo de 8 pulgadas y con motores de 4 cilindros a gasolina y diesel, debía fabricarse con un 75% de piezas nacionalizadas.

Cuatro años después de fundada la Metalúrgica Santa Ana, salieron a la venta los primeros coches, los que gracias a su diseño llamó la atención de los cuerpos de seguridad a quienes se vendieron buena parte de las unidades, se hizo tan popular y práctico para estos organismos oficiales que más adelante se diseñó una versión más adecuada, con espacio para dos bidones extra, faros de guerra y techo de lona.

Ya para 1960 la matriculación de los Land Rover corto fabricados alcanzó las 296 unidades, aparte de las que se compraron para uso oficial, la producción iba en ascenso, tanto es así que al poco tiempo ya contaban con un centro exclusivamente para la distribución de los coches e instalación de los accesorios y equipamientos especiales que los clientes hacían por encargo, ubicado también en Jaén.

Además contaban con una estructura muy bien organizada que incluía una unidad que se dedicaba a los prototipos y estudios; un año después y debido a las trabas de la firma británica para ingresar en algunos mercados, Santana arrancó con las exportaciones de los Land Rover cortos, serie II.

La fábrica española llegó a mercados como Marruecos, Costa Rica, Irán y Colombia, este último uno fue donde el modelo se dio a conocer y se convirtió en unos de los destinos de mayor importancia; los vehículos se enviaban terminados o para ensamblar en el destino.

Características del Land Rover corto

No demoró Santana en sacar un modelo propio gracias al área de estudios y prototipos, ya que para 1967 surgió el 1300, una versión más amplia en su espacio interno, pero siempre guardando algunas similitudes con el equivalente británico, con motores tanto a diesel como a gasolina.

Esta versión dio para sacar otras más como furgón, pick up, doble cabina y otras.

Durante ese año la matriculación de los Land Rover Santana rozó las 3.000 unidades, excluyendo los vehículos de uso oficial y es que era tan grande la demanda de Land Rover corto y demás versiones, que la fábrica española no contaba en la mayoría del tiempo con la capacidad instalada suficiente como para atenderla, por tal razón la producción de los primeros 10 años se autoadjudicaba a la fábrica y allí era donde los interesados en comprar acudían con la intención de comprar uno, si es que tenían suerte.

Dos años más tarde ocurrió lo que ya se veía venir, Santana comenzó con la fabricación de unos modelos solo para uso de militares, el Land Rover Santana militar, con techo de lona, carrocería más sencilla y en general un coche bastante simple y del cual surgieron otras versiones un poco más dotadas.

Esto también se pudo realizar gracias a otro tipo de tecnología que le permitían sumergirse en ríos sin que el sistema eléctrico sufriera y con vías para entrada y salida de aire y emanaciones del vehículo o la versión que permitía transportar un cañón de 106 que se ubicaba justo en el centro del capó.

Así Santana fue evolucionando en las versiones, atendiendo las demandas de los clientes y dotando a los nuevos Land Rover cortos de nuevas técnicas y equipamientos.

 

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

30 otros productos de la misma categoría: