Land Rover militar Ver más grande

Land Rover militar

4045



4,59 €

Más

Los colores de las imágenes de los productos pueden variar ligeramente debido a la posible diferencia de calibración de la pantalla con la que se visualiza.

Land Rover militar, historia de este coche en España y características

Los coches generalmente son fabricados para trasladar personas, mercancías y otro tipo de funciones, sin embargo, la situación es distinta cuando pensamos en un vehículo de corte militar.

Estos deben ser más resistentes que los coches de uso diario y proveer además de mayor seguridad a la hora de su uso, siendo un todoterreno, así que echemos un vistazo a la historia, características y otros detalles en relación con este tipo de coche que fue tan popular en España.

Land Rover, su historia y cómo terminó en el alistamiento militar

Durante 1948, este tipo de coches fueron creados con una alta capacidad de manejo, así como gran fuerza extrema, de esta manera podía cumplir dos funciones, la de coche y como tractor en áreas rurales.

Gracias a su sistema de tracción que facilitaba el trabajo pesado, fue altamente demandado, aunque su tren delantero no dejaba de ser muy fiable.

Ya para 1950 se procedieron a realizar pequeños cambios en el tren delantero, como su conexión manual y su caja de dos velocidades. Dos años más tarde se introduce una nueva versión de este coche procediendo a realizar aún más cambios, esta vez el énfasis era ampliar su espacio y al igual que los cilindros, que pasaron a cuatro en línea para una carga de dos litros.

En 1956 se introdujo un modelo que contenía cinco puertas para mayor espacio y comodidad de los pasajeros, para eso su motor se cambió a uno diésel. El éxito con este cambió llego a ser tal, que después de 26 años no se volvió a realizar ninguna mejora.

Surge entonces el Land Rover Batalla, con una versión más larga y una medida de 9 x 16, con grandes ruedas, un motor turbodiésel de 2, 5 litros y cuatro cilindros.

Con esto se aumentaba la potencia del vehículo, pero aún no era suficiente, con lo que se crea la serie IIIA forward control que presentaba mayor amplitud en su nueva cabina expuesta encima del motor. De esta manera, doce militares podían ir cómodamente sentados.

Hablando de militares, fue en 1965 cuando el ejército mostró interés en la serie IIA, ya que ofrecía seguridad por ser un gran todoterreno. Su motor de gasolina V8 con 3,5 litros de aleación ligera convenció a la flota para su adquisición y la demanda creció desde entonces.

Cuatro años más tarde se fabrica el modelo Santana militar que viene más tarde a ser adquirido por personas “no militares” y entra en el mercado bajo la gama de los todoterrenos y todo gracias a una suspensión que incluía muelles helicoidales para un largo trecho, respondiendo de manera más efectiva por su gran velocidad de hasta 170 kilómetros por hora.

Después se le colocan potentes frenos, también se adiciona una parrillera de plástico al radiador y no es sino para 1980 que se introducen otros cambios en su mecánica; por ejemplo, las versiones del motor son actualizados con cigüeñales para aumentar la potencia de cinco contrapesos.

Del mismo modo y para superar la resistencia se rediseñaron los cubos de rueda y ya para 1989 se lanza la carrocería de tres puertas, siendo el primer todoterreno con frenos ABS antibloqueo, batiendo un record en ventas para entonces.

El modelo Defender posee un motor de 200 tdi y también es fabricado en su versión cuatro puertas. En 1991 sale la versión de cinco puertas llamado Discovery para ser el protagonista por un tiempo.

En 1992 se introduce el Range Rover LWB/LSE con una suspensión de los neumáticos de V8 y 4,2 litros.

Es muy amplio en su parte trasera y sus grandes puertas permiten con mayor facilidad la entrada y salida de las personas, siendo este el primer prototipo que contiene control electrónico de tracción. Se incorporaron faros delanteros reforzados y un nuevo sistema de seguridad que posibilitaba la incorporación de las bolsas de aire tanto para el conductor como para el pasajero.

La armada española se ha beneficiado mucho de la introducción de estos vehículos militares para poder entrar a los lugares de difícil acceso. Son ideales para patrullar, mantener el orden e impedir la entrada de productos y personas bajo sospecha.

Día a día estos coches son renovados con la introducción de nuevas piezas y tecnologías actuales que aportan mejor calidad de conducción.

 

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

30 otros productos de la misma categoría: